CANELONES RICOS RICOS

Los canelones pueden ser tradicionales, futuristas,  expresionistas… pero, ¿cuántos llevan firma de autor?

chefs

Mundialmente famosos desde hace siglos son los canelones a la Rossini a base de foie y trufa.  Este italiano, de nombre Gioacchino, no fue cocinero sino un  gran compositor, autor de la célebre ópera El Barbero de Sevilla, y  un apasionado de la buena mesa.  Su afición gourmet se transmitía en sus populares frases de la que destacamos la siguiente: El apetito es la batuta que dirige la gran orquesta de nuestras pasiones.

Sin tener que desplazarnos a Italia y avanzando en el tiempo, en nuestro país se elaboran riquísimos canelones bajo la batuta de conocidos chefs que ensalzan un plato que en su día fue un tanto denostado a base de reciclar comida del día anterior. Sin embargo, en la actualidad es protagonista indiscutible como plato principal, sobre todo en Catalunya para las mesas festivas más clásicas y elegantes. De la cocina de Santi Santamaría, Karlos Arguiñano, Nando Jubany o Carles Gaig salen platos de canelones que invitan a recuperar sabores e imágenes de la infancia así como al descubrimiento de nuevas texturas; todos ellos excelentes para los paladares más exigentes.

Fuera de nuestras fronteras, los canelones también salieron triunfando el año pasado  en la carta del restaurante de la National Gallery en Washington. Su responsable no podía ser otro que el cocinero José Andrés quién respondió con menú basado en la  cocina tradicional catalana el encargo de ilustrar gastronómicamente la exposición que tuvo lugar en el museo sobre Joan Miró. En concreto,  ofreció una versión de los canelones de San Esteban, los que en Catalunya se toman al día siguiente de Navidad.

Los cocineros desvelan pocos secretillos sobre la elaboración de sus canelones de autor. A nosotros sólo nos queda disfrutarlos. ¡Casi nada!